Ore para que los santos sean fortalecidos en el Señor y en el poder de Su fuerza para que puedan estar firmes en la batalla contra todas las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes (Ef. 6:10 y las notas 102-4; 1:19-21).

Ef. 6:10—Por lo demás, fortaleceos en el Señor, y en el poder de Su fuerza.

Ef. 6:102—[La palabra fortaleceos en Efesios 6:10] implica que necesitamos ejercitar nuestra voluntad con firmeza.

Ef. 6:103—Esta palabra fortaleceos en griego tiene la misma raíz que la palabra poder hallada en 1:19. Para hacer frente al enemigo de Dios, para combatir contra las fuerzas malignas de las tinieblas, necesitamos ser fortalecidos con la grandeza del poder que levantó a Cristo de entre los muertos y lo sentó en los cielos, muy por encima de todos los espíritus malignos del aire.

Ef. 6:104—En la batalla espiritual contra Satanás y su reino maligno, únicamente podemos combatir en el Señor y no en nosotros mismos. Cada vez que estamos en nosotros mismos, somos vencidos.

Ef. 1:19-21—Y cuál la supereminente grandeza de Su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de Su fuerza, que hizo operar en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a Su diestra en los lugares celestiales, por encima de todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero.

Himnos, #888 en inglés, estrofas 1-2:

Soldados de Cristo, levantaos,
   Y ponerse la armadura,
Fortalecidos en la fuerza que Dios suple,
   A través de Su Hijo eterno;
   Somos fuertes en el Señor de los ejércitos,
   Y en Su potente poder,
Quien confía en la fuerza de Jesús
   Es más que vencedor.

Por lo tanto permanece en Su gran poder,
   Dotado con toda Su fuerza;
Y toma, para armarte para la batalla,
   Las varias armas de Dios,
   Para que, teniendo todas las cosas hechas,
   Y habiendo pasado todos tus conflictos,
Puedas vencer por medio de Cristo,
   Y permanecer completo al fin.

© Living Stream Ministry. Usado con permiso.