Himnos acerca de la oración

Los himnos en inglés son tomados de Himnos, publicado por Living Stream Ministry.

Referencias a porciones del ministerio que hablan sobre la oración

  • El ministerio de oración de la iglesia, capítulos 1 y 4
  • Una comisión específica en la oración, capítulo 1
  • Libro de lecciones, nivel 5: La iglesia – La visión y edificación de la iglesia, capítulo 18
  • The Prayer of the Age (folleto)
  • Lecciones acerca de la oración
  • Estudio-vida de Éxodo, mensajes 147, 148 y 152
  • Estudio-vida de Génesis, mensaje 51
  • Mensajes para creyentes nuevos: lección 11, La oración
  • The Collected Works of Watchman Nee, Set 2, vol. 38: General Messages (2), capítulo 23
  • Comunión en cuanto a la urgente necesidad de los grupos vitales, capítulo 14

Descargar una lista más amplia de referencias al ministerio en cuanto a la oración aquí.

Extractos destacados de las publicaciones del ministerio

Sobre tus muros, oh Jerusalén, / he puesto centinelas; / todo el día y toda la noche / jamás guardarán silencio.
 —Isaías 62:6

"Estos centinelas son hombres de oración. Tienen que estar de guardia incansablemente para saber si algo está sucediendo y claman cuando algo está pasando. Un hombre de oración debe ser aquel que le recuerde continuamente al Señor. Este no es el trabajo de un individuo o de unos pocos hombres; existe la necesidad de que un grupo de hombres ore de esta manera. "Todo el día y toda la noche jamás guardarán silencio." Estos son grupos que observan juntas, y juntos se dan cuenta de algo, y juntos oran incesantemente a Dios. Sus oraciones no cesan "hasta que restablezca a Jerusalén y la ponga por alabanza en la tierra" (v. 7). Debemos perseverar en la oración hasta que el Cuerpo de Cristo sea edificado. Dios necesita nuestras oraciones. Él desea que tengamos un espíritu de oración, el ambiente de oración y la clave de la oración. Hermanos y hermanas, levantémonos y aprendamos a orar. Busquemos la clave de la oración para que podamos satisfacer la necesidad de Dios hoy".

—Watchman Nee, The Key to Prayer

En el último e inolvidable mensaje del Estudio-vida de Colosenses titulado "Perseverar en la oración", el Hermano Lee nos anima a apartar un tiempo definido para la oración. En el último párrafo de este mensaje él dice:

"En cuanto a perseverar en la oración, quisiera repetir una vez más que debemos estar dispuestos a hacer un trato con el Señor, e incluso a hacerle un voto de que seremos personas de oración. Si en todas las iglesias los santos hacen esta clase de trato con el Señor, el recobro se enriquecerá y elevará notablemente. Además de esto, los santos disfrutarán al Señor, de Su presencia y de Su unción, la cual se nos da para momentos específicos así como constantemente. Durante todo el día disfrutarán de la sonrisa que se halla en la faz del Señor. A medida que perseveremos en la oración, la persona viviente de Cristo vendrá a ser nuestra experiencia y nuestro deleite."

Estudio-vida de Colosenses, mensaje 65

En 1942, en la víspera del avivamiento en Chefoo, los japoneses sufrieron contratiempos militares en el Teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial. Esto hizo que la vida en la China ocupada fuera aún más difícil de lo que ya era. En medio de esta difícil situación, el Hermano Lee escribió en sus notas personales:

"Todo el mundo está sufriendo calamidades, y las iglesias están en dificultades; esta no es la era del deseo del corazón de Dios, sino la era de los procedimientos de Dios. Dios está usando Sus procedimientos para cumplir el deseo de Su corazón. Para pasar de la era de los procedimientos a la era del deseo del corazón de Dios, el hombre debe orar la oración que cambia la era. Daniel era un hombre así.

La tierra está sufriendo calamidades porque la gente en la tierra no quiere a Dios y no se preocupa por los asuntos de Dios. Por lo tanto, si los santos desean orar para que se acaben las calamidades, deben responder a las demandas de Dios y darle importancia a Dios y a Sus necesidades. ¡Oh! Estas muchas calamidades de hoy deberían despertarnos para no vivir más para las cosas de la tierra. ¡Oh! Hoy debemos consagrarnos de verdad para responder a las demandas de Dios por el bien de la iglesia a fin de que Dios tenga una manera de intervenir y convertir la era de los procedimientos en la era del deseo de Su corazón"

—Chefoo, 4 de diciembre de 1942 (CWWL 1932-1949, vol. 2, pág. 27)