Oración para que todos los santos aprendan a pelear la guerra espiritual al vestirse toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes ante las estratagemas del diablo (Ef. 6:11-13 y nota 111 and 112).

Ef. 6:11-13— Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las estratagemas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernadores del mundo de estas tinieblas, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Ef. 6:111— En los primeros cinco capítulos [de Efesios] la iglesia es mostrada de muchas maneras en relación con el cumplimiento del propósito eterno de Dios. Pero aquí se ve a la iglesia como un guerrero en relación con la derrota del enemigo de Dios, el diablo. Para derrotar al enemigo de Dios, necesitamos vestirnos de toda la armadura de Dios. “Vestíos” está en forma imperativa, es decir, es un mandato. Dios ha provisto la armadura para nosotros, pero Él no nos la pone, sino que nosotros mismos debemos ponérnosla, ejercitando nuestra voluntad para cooperar con Él.

Ef. 6:112—Para combatir en la guerra espiritual, no sólo necesitamos del poder del Señor, sino también de la armadura de Dios. Nuestras armas no sirven; lo que sí nos sirve es toda la armadura de Dios.

Toda la armadura de Dios es dada a todo el Cuerpo de Cristo y no a ningún miembro del Cuerpo de forma individual. La iglesia es un guerrero corporativo, y los creyentes forman parte de este guerrero único. Solamente el guerrero corporativo, y no los creyentes de forma individual, puede vestirse con toda la armadura de Dios. Debemos combatir la batalla espiritual en el Cuerpo, no como individuos. 

Hymns, #887, Estrofa 1-2:

El nombre de Jesús es nuestra base,
Es nuestra victoria,
No confiamos en nosotros
Sino en Ti, poderoso Señor.
Nuestras armas no son carnales,
Sino la espada del Espíritu,
Vistiéndonos de toda la armadura de Dios,
Peleamos en el Señor.

¡Mirad, los enemigos se reúnen y traman,
Estad firme en unanimidad!
Aunque la guerra sea feroz y la oscuridad espesa,
¡Resistidle en el Señor!
Si por miedo alguno retrocede,
Debilitará el resto.
Oh, no decepciones a tus hermanos,
Ni por ti te angusties.
(Traducción literal, no revisada por LSM)

© Living Stream Ministry. Usado con permiso.