Ore para que los santos aprendan a servir juntos por medio de la oración con el ejercitar de su espíritu para que por medio de la oración se muevan, tocando la comunión en espíritu en todos sus servicios juntos (Hch. 13:2-4; Fil. 2:1-2).

Hch. 13:2-4—Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo.

Fil. 2:1-2—Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión de espíritu, si algún afecto entrañable y compasiones, completad mi gozo, tened todos el mismo pensamiento, con el mismo amor, unidos en el alma, teniendo este único pensamiento.