Ore para que los santos traten con el Señor no a manera de la introspección ni a manera de confesar simplemente conforme con el conocimiento objetivo, sino a manera de estar bajo el resplandor de Su luz en amorosa comunión con Él (Cnt. 2:9 y nota 91; He. 12:2; Is. 6:1, 5; Job 42:5-6 y nota 61).

Cnt. 2:9—Mi amado es semejante a la gacela o al cervatillo; / helo aquí, está tras nuestra pared, / mirando por las ventanas, / atisbando por las celosías.

He. 12:2—Puestos los ojos en Jesús, el Autor y Perfeccionador de nuestra fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Is. 6:1—El año en que murió el rey Uzías, vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la cola de Su manto llenaba el templo…Entonces dije: ¡Ay de mí, porque soy muerto! / Pues soy hombre de labios inmundos, / y habito en medio de un pueblo de labios inmundos; / mas han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

Job 42:5-6—De oídas había oído de Ti, / mas ahora mis ojos te han visto; / Por tanto me aborrezco, y me arrepiento / en polvo y ceniza.

For further reading please refer to , vol. 9, “The Present Testimony (2),” “Self-Knowledge and God’s Light,” pp. 222-223 and CWWL, 1978, vol. 2, “Life Messages Volume 1,” ch. 7, pp. 216-217.

© Living Stream Ministry. Usado con permiso.