Ore para que los santos no sean fríos en cuanto al evangelio, sino que el fuego del evangelio arda en todas las iglesias, que todos los santos sean llenos del celo apropiado por el evangelio, y que lleguen a ser aquellos que están llenos de el Espíritu económico para ser llenos de poder en el evangelio (Ro. 12:11; Mr. 16:20; Hch. 4:29-31; 5:42).

Ro. 12:11—En el celo, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor.

Mr. 16:20—Y ellos salieron y predicaban en todas partes, obrando con ellos el Señor y confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

Hch. 4:29-31—Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a Tus esclavos que con todo denuedo hablen Tu palabra, mientras extiendes Tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de Tu santo Siervo, Jesús. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Hch. 5:42—Y todos los días, en el templo y de casa en casa, no cesaban de enseñar y anunciar el evangelio de Jesús, el Cristo.

For further reading please refer to , vol. 2, “The Vision, Living, and Work of the Lord’s Serving Ones,” ch. 2, pp. 228-229 and , vol. 2, “The Elders’ Management of the Church,” ch. 13, p. 307.

© Living Stream Ministry. Usado con permiso.