Ore que los santos puedan ser diariamente nutridos y cuidados con ternura por el Señor en Su palabra por medio de la práctica de orar-leer la Palabra para que puedan crecer como miembros del Cuerpo de Cristo con las riquezas de Cristo corporificadas en Su palabra viva para llegar a ser Su plenitud, Su testimonio vivo (Jer. 15:16; 1 Ti. 4:6; Ef. 5:26, 29-30).

Jer. 15:16—Fueron halladas Tus palabras, y yo las comí; y Tu palabra me fue por alegría y por gozo de mi corazón, pues por Tu nombre soy llamado, oh Jehová, Dios de los ejércitos.

1 Ti. 4:6—Si expones estas cosas a los hermanos, serás buen ministro de Cristo Jesús, nutrido con las palabras de la fe y de la buena enseñanza que has seguido fielmente.

Ef. 5:26, 29-30—Para santificarla, purificándola por el lavamiento del agua en la palabra…Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida con ternura, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de Su Cuerpo.

For further reading please refer to CWWL, 1967, vol. 1, “Pray-reading the Word,” pp. 428-429.