Ore que los santos vean su necesidad de ser quemados por el Señor a tal punto que ellos sean consumidos por Él y sean uno con Él, resultando en el resplandor del fuego, la gloria de Dios (Ez. 1:4; Ro. 12:1).

Ez. 1:4—Miré, y he aquí que un viento tempestuoso venía del norte, una gran nube y fuego que centelleaba incesantemente; y había un resplandor a su alrededor, y salía de en medio de él algo con el aspecto del electro, de en medio del fuego.

Ro. 12:1—Así que, hermanos, os exhorto por las compasiones de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio racional.

For further reading please refer to CWWL, 1967, vol. 2, “Enjoying the Riches of Christ to Become the Body as His Fullness,” ch. 1, pp. 507-508.

© Living Stream Ministry. Usado con permiso.