Ore para que los santos velen, permanezcan en guardia y sobrios para darse a la oración (1 P. 4:7).

1 P. 4:7: Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sensatos y sobrios para daros a la oración.

El mundo y todas las cosas del mundo en la cuales las personas se apoyan pasarán. Todo llegará a su fin. Dado que el fin está cerca, debemos ser sobrios para darnos a la oración, para no estar enredados y encantados por el mundo y las cosas del mundo que pasan. Sin la oración, no podremos venir al Señor, esperar en el Señor, o esperar al Señor. Hermanos y hermanas, el fin de todas las cosas está aún más cerca; por lo tanto, deberíamos ser más sobrios para darnos a la oración. Debemos darnos cuenta de que a medida que el fin del mundo y las cosas en el mundo se acerca, las personas se enredarán y serán encantadas aún más. ¿No vemos la influencia del mundo y las cosas en el mundo sobre las personas hoy? Las personas en el mundo están enredadas y encantadas como nunca antes. Podemos vencer esta condición únicamente al ser sobrios para darnos a la oración. Ser sobrio para la oración es especialmente importante dada la influencia enredadora y encantadora del mundo y las cosas en el mundo. (Esta traducción no ha sido revisada por LSM)(CWWL, 1932-1949, vol. 3, "Crucial Truths in the Holy Scriptures, Volume 3," cap. 32)

© Living Stream Ministry. Usado con permiso.