Ore para que los santos se conviertan en los que tengan un amor para con todos los hombres—aquellos que son uno con el Señor para tener un amor genuino no sólo por los hermanos, sino todos los seres humanos, y que tienen un interés genuino en ellos—como el requisito básico para servir a los hombres en el evangelio (Gn. 1:26; Jn. 3:16; Gá 2:20b; Mr. 10:45; 1 Ts. 3:12).

Gn. 1:26—Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos, sobre el ganado, sobre toda la tierra y sobre todo lo que se arrastra sobre la tierra.

Jn. 3:16—Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no perezca, mas tenga vida eterna.

Gá. 2:20b—Y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a Sí mismo por mí.

Mr. 10:45—Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar Su vida en rescate por muchos.

1Ts. 3:12—Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros

For further reading please refer to , vol. 52, “The Character of the Lord’s Worker,” ch. 2, pp. 15-19.

© Living Stream Ministry. Usado con permiso.