Ore para que preparemos nuestro vestido de bodas de "lino fino, resplandeciente y limpio", el cual es las acciones justas de los santos, por medio de vivir a Cristo como nuestra justicia subjetiva y sobresaliente; para que seamos embellecidos a medida que Cristo es forjado en nosotros y se expresa a través de nosotros como nuestra belleza; y para que peleemos la batalla contra el enemigo de Dios y le venzamos por medio de hablar la palabra de Dios—Ap. 19:8; Fil. 3:9; Mt. 5:20; Ef. 3:17a; 5:26-27; Cnt. 1:15; Ef. 6:11; Ap. 12:11; 19:13.

Ap. 19:8—Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, resplandeciente y limpio; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

Fil. 3:9—Y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por medio de la fe en Cristo, la justicia procedente de Dios basada en la fe.

Ef. 3:17a—Para que Cristo haga Su hogar en vuestros corazones por medio de la fe.

Ef. 5:26-27—Para santificarla, purificándola por el lavamiento del agua en la palabra, a fin de presentársela a Sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin defecto.

Cnt. 1:15—¡Oh, tú eres hermosa, amor mío! / ¡Oh, tú eres hermosa! Tus ojos son como palomas.

Ap. 12:11—Y ellos le han vencido por causa de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y no amaron la vida de su alma, hasta la muerte.

Ap. 19:13—Está vestido de una ropa teñida en sangre; y Su nombre es la Palabra de Dios.