Día 12: Oración para ser personas vitales que introducen la era del deseo del corazón de Dios

Ore para que respondamos al llamado del Señor de ser un vencedor siendo una persona vital, una persona de oración, teniendo una comunión cercana, íntima y cabal con el Señor y con los santos buscadores, para vencer la muerte, la tibieza y la esterilidad, y que discernamos los tiempos y oremos la oración que cambie la era, no viviendo más para la tierra, sino consagrando nuestro ser verdaderamente para responder a las demandas de Dios en representación de la iglesia para que Dios pueda tener la manera de venir y cambiar esta era de procedimientos a la era del deseo de Su corazón—Sal. 119:88, 159; 1 Ts. 5:17; 1 Jn. 1:3; Ap. 3:1, 15-16; Jn. 15:16; Jue. 5:15b, 16b; 1 Cr. 12:32a.

Sal. 119:88—Vivifícame conforme a Tu benevolencia amorosa, / y guardaré el testimonio de Tu boca.

Sal. 119:159— Mira cuánto he amado Tus preceptos; / oh Jehová, vivifícame conforme a Tu benevolencia amorosa.

1 Ts. 5:17—Orad sin cesar.

1 Jn. 1:3— Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos también a vosotros, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con Su Hijo Jesucristo.

Ap. 3:1— Escribe al mensajero de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete Espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Ap. 3:15-16— Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Así que, por cuanto eres tibio, y no caliente ni frío, estoy por vomitarte de Mi boca.

Jn. 15:16— No me escogisteis vosotros a Mí, sino que Yo os escogí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidáis al Padre en Mi nombre, Él os lo dé.

Jue. 5:15b, 16b— Entre las divisiones de Rubén / hubo grandes resoluciones de corazón… En las divisiones de Rubén / hubo gran escudriñamiento de corazón.

1 Cr. 12:32a— De los hijos de Isacar, hombres capaces en discernir los tiempos para saber qué debía hacer Israel.